lunes, 10 de diciembre de 2007

MEMBRESÍA

Al nacer físicamente no vivimos separados de nuestra familia, nos toca depender de los nuestros para nuestro desarrollo, lo mismo sucede en la vida espiritual, hemos nacido de nuevo y debemos crecer, la iglesia nos ayuda en ello.
En la iglesia, son miembros aquellos que han tomado su bautismo en obediencia al señor y su palabra.
Los asitentes son aquellos que ya han aceptado a Jescristo como su salvador, pero no han sido bautizados.
Para que ellos dejen de ser asistentes y pasen a ser miembros de la iglesia, les damos nueve clases bíblicas y luego los bautizamos.
En la iglesia no basta ser solo miembros, deseamos que los creyentes crezcan y pasen a formar parte de los comprometidos en la iglesia.
Estos creyentes están comprometidos con una vida devocional diaria, fidelidad en sus ofrendas y diezmos, el cuidado espiritual de sus hijos, la evangelización de su familia, amigos y vecinos y la asistencia fiel a las actividades de la iglesia.
Como miembros de una iglesia tenemos privilegios y responsabilidades, de las cuales nos hacemos participantes.
Esto hace necesario nuestra membresía en una iglesia, para nuestra protección y asumir nuestras responsabilidades cristianas.
Ser miembro de una iglesia nos identifica como un verdadero cristiano:
1.- Somos participes de la vida activa de la iglesia
2.- Somos miembros de la familia de Dios
Al ser miembro de una iglesia, tenemos un lugar para descubrir, desarrollar y usar nuestros talentos en el ministerio, para gloria de Dios.
Ser miembro de una iglesia me proporciona una familia espiritual, que me apoya y me alienta en mi caminar con Cristo:
1.- En la iglesia todos podemos ministrarnos unos a otros.
2.-En la iglesia tenemos pastores que nos apoyarán y nos darán cobertura espiritual de parte de Dios.
Ser miembro de una iglesia me da la oportunidad de crecer:
1.- La iglesia provee enseñanza bíblica sólida para su crecimiento.
2.- El cristiano debe estar deseoso de la palabara de Dios.
RESPONSABILIDADES DE LA MEMBRESÍA
En las escrituras se evidencia que el creyente tiene responsabilidades que cumplir.
Por supuesto, para cumplir con ello, la persona tuvo que ser elegida y llamada, tiene que ser miembro del pueblo adquirido por Dios y estar caminando en pos de Jesús.
NUESTROS DEBERES SON FINANCIEROS
a) Tenemos que ofrendar cuando nos reunimos.
b) Debemos diezmar de todo lo que recibimos de Dios.
NUESTROS DEBERES SON DE SERVICIO COMPARTIDO
a) Debemos conocer los propósitos de la iglesia y trabajar para ellos.
b) Unirse al programa y visión de trabajo de la iglesia.
c) Sumisión a los hermanos que guían la iglesia.
DEBERES PERSONALES Y ÉTICOS DEL CRISTIANO
a) Guardar la integridad y reputación de la iglesia.
b) Mantener buen testimonio en su comunidad.
c) Evitar pleitos y críticas entre hermanos y la gente inconversa.
d) Rechazar el chisme.
e) No participar en pecados ajenos.
f) Reforzar y animar con su presencia e involucrarse en todas las actividades de la iglesia.
g) Descubrir, desarrollar, perfeccionar y usar sus dones para el crecimiento de la iglesia.